Nuevas recetas

Los restaurantes favoritos de los chefs famosos en todo el mundo

Los restaurantes favoritos de los chefs famosos en todo el mundo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Cuando se trata de descubrir los mejores lugares para comer en todo el mundo, ¿quién mejor para preguntar que algunos de los mejores chefs famosos de la industria culinaria?

Vea la presentación de diapositivas de los restaurantes favoritos de chefs famosos en todo el mundo

Ya sea filmando los favoritos de Food Network, abriendo restaurantes o preparando comidas en la cocina, los célebres chefs del mundo culinario tienen la oportunidad de deleitar sus paladares con cocinas y platos de restaurantes de todo el mundo.

Entonces, La comida diaria está reuniendo una sabrosa presentación de diapositivas de los restaurantes favoritos de chefs famosos de todo el mundo, ofreciendo algunos de los mejores lugares para comer algo según Mario Batali, Anne Burrell, Tyler Florence, Nadia G., Robert Irvine y Buddy Valastro.

Descubra en qué restaurante Florence gastó $ 173 para llegar y adónde iría Irvine para su último festín en la tierra. Tanto Andrew Zimmern como Nadia G. destacan los restaurantes en Montreal, mientras que Mario Batali se jacta de que está impresionado por un menú de degustación vegetariano en Montecarlo.

Desde chozas informales para sándwiches hasta cenas elegantes con traje y corbata, echa un vistazo Los restaurantes favoritos de los chefs famosos en todo el mundo para descubrir qué restaurantes recuerdan estos famosos chefs degustando algunos de los mejores platos.

Clare Sheehan es escritora junior de The Daily Meal. Síguela en Twitter @clare_sheehan.

Heather Cheney contribuyó con la entrevista a Mario Batali y el contenido correspondiente a esta historia.


Diez de los chefs más famosos del mundo y sus platos exclusivos para probar en 2021

Puede que 2020 no nos haya servido los mejores días de nuestras vidas, pero admitámoslo, la comida nos ayudó a encontrar la felicidad en este año azotado por la pandemia. Y ahora que nos despedimos oficialmente, le sugerimos que lo celebre con un gran banquete preparado por algunos de los chefs más famosos del mundo.

Desde Japón hasta la India y desde Italia hasta Estados Unidos, es el amor por los sabores distintos lo que nos hace afines. Pero el arte de cocinar es intrincado, se trata de encontrar algo que alivie las papilas gustativas y el alma por igual, algo que algunos chefs de todo el mundo han logrado.

Para alimentar el apetito único e interminable de los amantes de la comida, hemos reunido a 10 de los chefs más famosos del mundo y sus deliciosos platos exclusivos que valen la pena probar en 2021.


Cocina en cuarentena: los chefs de MICHELIN comparten recetas en las redes sociales

Los mejores chefs de todo el mundo como Eric Ripert, Massimo Bottura y Guy Martin recurren a las redes sociales durante el tiempo de inactividad de su restaurante para compartir recetas y videos de sus propias cocinas.

Mientras millones de personas en todo el mundo hacen su parte para luchar contra la pandemia de Covid-19 al quedarse en casa y practicar el distanciamiento social para frenar la propagación de la enfermedad, más personas recogen sus sartenes y cocinan en casa antes de compartir sus creaciones en línea. Los chefs profesionales también están a la altura de las circunstancias y hacen lo que mejor saben: cocinar en la época del coronavirus. Los mejores restaurantes con estrellas MICHELIN de todo el mundo, como Eric Ripert, Massimo Bottura y Guy Martin, utilizan las redes sociales durante el tiempo de inactividad de su restaurante para compartir recetas y videos de sus propias cocinas.

Ya sea que sea un principiante que recién comienza o busque subir de nivel detrás de la estufa, disfrute de una cocina casera para sentirse bien y encuentre algo de inspiración culinaria aquí.

#MICHELINGUIDEATHOME
Tanto los chefs como los inspectores de MICHELIN han contribuido con sus recetas favoritas de cocina casera en la guía oficial MICHELIN de Instagram bajo el hashtag #michelinguideathome. Encontrará recetas sencillas en pasos fáciles de seguir, como los espaguetis de guisantes verdes con jamón ibérico de Stephanie Le Quellec (La Scene, dos estrellas), la salsa marinara de Gordon Ramsay (restaurante Gordon Ramsay, tres estrellas) y los cítricos de un inspector anónimo Mermelada, completa con lindas ilustraciones y conversiones métricas útiles.


& hellip y próximamente

Heston Blumenthal

La tan esperada Cena de Heston Blumenthal está programada para abrir cuando The Royal Atlantis comience a recibir a los huéspedes a finales de año. Espere platos contemporáneos inspirados en recetas gastronómicas históricas que datan de la década de 1300, incluido el icónico & lsquoMeat Fruit & rsquo, que parece una mandarina pero en realidad está hecho con parfait de hígado de pollo.

Cena de Heston Blumenthal, The Royal Atlantis Resort & amp Residences, disponible en 2021.


Elena Arzak

El hecho de que el legendario chef de la cocina vasca sea la hija de Juan Mari Arzak puede explicar su interés por la comida. Elena Erzak, quien ayudó a las comidas familiares en su propia cocina a la edad de 11 años, ganó experiencia en muchos restaurantes para demostrar su valía. Cuando demostró su valía ante su padre, empezó a trabajar en el restaurante familiar. La cocina es una pasión por el suministro y no hay tiempo para trabajar. También participó en The Restaurant Show en Londres, Inglaterra en 2011. Además de hacer un programa de comida, abrió el programa con Rachel Quigley. Fue nominada para el premio Restaurant Veuve Clicquot a la Mejor Mujer Chef del Mundo en el mismo año, pero ganó el premio en 2012 al año siguiente.


Los 10 chefs famosos más famosos del mundo

Permítanme comenzar diciendo que hay muchos chefs extraordinariamente talentosos y muy conocidos que no formaron parte de esta lista. Traté de elegir solo chefs famosos que se hayan hecho conocidos fuera del mundo de la cocina. Debido a que soy un gran admirador de todas las cosas relacionadas con la comida, me costó mucho elegir qué chefs famosos incluir en esta lista y qué chefs famosos no incluir, así que pasé todos los nombres de mi larga lista más allá de mi esposo cuyo el interés por la comida no pasa de comerla. Para sobrevivir al corte, el chef tenía que ser alguien que mi esposo conociera por su nombre. Eso significó que muchas personas que sentí que merecían un lugar fueron eliminadas, pero parecía la única manera justa de hacer las cosas. Esta fue difícil para mí & # 8211 probablemente la lista más difícil que he hecho jamás, pero creo que el proceso & # 8216 cortar o mantener & # 8217 que utilicé resultó en una lista que incluía a los chefs famosos más famosos del mundo y eso & # 8217s lo que estaba buscando, así que supongo que no puedo quejarme demasiado. Una nota más antes de sumergirnos: la lista está en orden alfabético por nombre. En otras palabras, esta lista es no en orden por talento o nivel de fama. Sentí que era importante señalar. De acuerdo, suficiente charla & # 8211 deje & # 8217s echar un vistazo a los diez chefs famosos más famosos del mundo.

fuente de la imagen: famenetworth.com

10: Wolfgang Puck

Nació: Wolfgang Johannes Topfschnig el 8 de julio de 1949 en Sankt Veit an der Glan, Austria
Estilo: California, Francesa, Fusion
Restaurantes notables: Spago, Wolfgang Puck, Rejilla Wolfgang Puck, Wolfgang Puck Express
Libros de cocina: Cocina francesa moderna para la cocina americana (1980), El libro de cocina de Wolfgang Puck (1986), Aventuras en la cocina con Wolfgang Puck (1991), Pizza, pasta y más (2000), Vive, ama, come (2002), Wolfgang Puck lo hace fácil (2004)

Con mucho, uno de los chefs famosos más exitosos de todos los tiempos, Wolfgang Puck sigue siendo uno de los nombres más reconocidos en la industria alimentaria. Sin embargo, él & # 8217 sacó esa fama de la cocina, como muchos de los otros chefs famosos en esta lista, al aparecer en muchos programas de televisión diferentes, incluidos: Hell & # 8217s Cocina, Estando al día con las Kardashians, La próxima estrella de Food Network, Top Chef: Nueva York, Top Chef: Las Vegas, Enfrentamiento culinario de celebridades, Las Vegas, Los Simpsons, Iron Chef: América: Batalla de los Maestros y Frasier.

09: Rachael Ray

Nació: Rachael Domenica Ray el 25 de agosto de 1968 en Glens Falls, Nueva York
Estilo: platos sencillos que se pueden preparar rápidamente
Restaurantes notables: no aplica
Libros de cocina: 21 títulos incluidos Comidas de 30 minutos (1999), Rachael Ray & # 8217s Open House Cookbook (2000), Alimentos reconfortantes (2001), Comidas Vegetales (2001), Comidas de 30 minutos 2 (2003), Reuniones: Rachael Ray 3o Minute Meals (2003), Cooking Rocks: Rachael Ray 30 Minute Meals for Kids (2004)

Rachael Ray recibe muchas críticas, pero también merece mucho crédito. Hizo que la cocina fuera accesible para muchas personas que, de lo contrario, tal vez no se hubieran molestado en probar suerte. Ella también es increíblemente honesta acerca de lo que puede y no puede hacer, admitiendo que no puede hacer café u hornear y se sabe que quema pan debajo del asador. También ha hecho mucho bien al fundar Yum-O, una organización sin fines de lucro que espera ayudar a las familias a aprender a cocinar y ayudar a educar a las personas sobre la comida.

08: Paula Deen

Nació: Paula Hiers el 19 de enero de 1947 en Albany, Georgia
Estilo: Del Sur
Restaurantes notables: Lady & amp Sons, Buffet Paula Deen
Libros de cocina: 4 títulos incluidos Lady & amp Sons Savannah Country Cooking (1997), Cocina campestre de The Lady & amp Sons 2 (1997)

Sin duda, Paula Deen se ha hecho un nombre en el mundo de la cocina. A pesar de enfrentar duras críticas sobre la naturaleza poco saludable de muchas de sus recetas, se ha convertido en una de las mujeres más reconocidas y exitosas en la cocina actual. Su show, Paula & # 8217s Cocina casera ha demostrado ser tan popular que ha realizado dos programas adicionales para Food Network, Paula & # 8217s Fiesta y Paula & # 8217s Mejores Platos. Ella & # 8217s también apareció en muchos otros programas, incluyendo Quefografía, Cambio de imagen extremo: Edición para el hogar, El mejor chef, Oprah & # 8217s Siguiente capítulo, Quién crees que eres y Maestro de cocina. Paula también ha aparecido en el programa de su hijo Bobby & # 8217 en Cooking Channel. Su espectáculo No es mi mamá y las comidas n. ° 8217, presenta recetas similares a las de su madre & # 8217, pero con variaciones para hacerlas más saludables y atractivas para los consumidores conscientes de la salud.

07: Mario Batali

Nació: 19 de septiembre de 1960 en Seattle, Washington
Estilo: italiano
Restaurantes notables: varios restaurantes alrededor del mundo
Libros de cocina: 11 títulos incluidos Mario Batali Comida italiana sencilla: recetas de mis dos pueblos (1998), Comida navideña de Mario Batali: recetas familiares para la época más festiva del año (2000), El libro de cocina de Babbo (2002)

Aunque no estoy tan familiarizado con Mario Batali como con algunos de los otros chefs de nuestra lista, ciertamente sé que ha logrado mucho y ha hecho mucho bien a través de su posición en el centro de atención. Tengo que darle mucho crédito al hombre por eso. A lo largo de su carrera, Mario ha ganado varios premios, apareció en toneladas de programas de televisión y realmente se ha convertido en uno de los nombres principales de la comida italiana. Eso no es ni siquiera mencionar sus restaurantes exitosos, su trabajo con varias organizaciones benéficas y su serie de libros de cocina exitosos que ayudan a que la cocina italiana adecuada sea más accesible para el cocinero casero de todos los días.

fuente de la imagen: cakeduchess.com

06: Julia Child

Nació: Julia Carolyn McWilliams el 15 de agosto de 1912 en Pasadena, California
Estilo: cocina francés
Restaurantes notables: no aplica
Libros de cocina: 18 títulos incluido el legendario Dominando el arte de la cocina francesa (1961)

Julia Child siempre será la primera mujer en la que pienso cuando pienso en cocinar. Estoy bastante seguro de que no estoy solo en eso. Rachel Ray es genial. También lo es Paula Deen. De hecho, hay muchas mujeres chefs famosas que simplemente no llegaron a esta lista. Ninguno de ellos se comparará con la icónica Julia Child. Ni siquiera puedo empezar a adentrarme en sus logros aquí. Simplemente ni siquiera tengo el espacio para ofrecer lo más destacado. Cuando Julia falleció el 13 de agosto de 2004, apenas dos días antes de cumplir 92 años, fue realmente un día triste, triste. La importancia de Julia no se limitaba a enseñar a la gente a cocinar. Ella le enseñó a la gente cómo realmente amor comida. Para Julia, la comida era uno de los grandes placeres de la vida y compartía su pasión por la comida con el mundo. Eso solo la hace digna de ser incluida aquí. Si esta lista estuviera en orden de importancia, Julia estaría en el primer lugar con seguridad.

05: Jamie Oliver

Nació: James Trevor Oliver el 27 de mayo de 1975 en Clavering, Essex
Estilo: italiano
Restaurantes notables: Jamie & # 8217s italiano
Libros de cocina: 17 títulos incluidos Algo para el fin de semana, El chef desnudo, El regreso del chef desnudo, Días felices con el chef desnudo, Jamie & # 8217s Cocina, Cenas Jamie & # 8217s, Jamie & # 8217s Italia, Jamie & # 8217s Ministry of Food: Cualquiera puede aprender a cocinar en 24 horas, Jamie & # 8217s América, Jamie & # 8217s Gran Bretaña, Jamie & # 8217s Comidas de 15 minutos

Soy un gran fan de Jamie Oliver. Aunque ya estaba empezando a descubrir mi interés por la cocina cuando supe de Jamie, él definitivamente ayudó a que floreciera esa pasión por la comida. Muchas de sus recetas son lo suficientemente simples como para que incluso los chefs novatos puedan prepararlas y el enfoque en alimentos frescos y orgánicos definitivamente me atrae personalmente. También me encanta el buen trabajo que hace Jamie a través de sus diversas empresas benéficas. Este es un hombre que no solo está ayudando a las personas a descubrir su amor por la comida, sino que también está haciendo cosas buenas con su posición en el centro de atención. Admiro eso. Además, no es demasiado duro con los ojos, lo que siempre es agradable.

04: Gordon Ramsay

Nació: Gordon James Ramsay el 8 de noviembre de 1966 en Johnstone, Renfrewshire, Escocia
Estilo: Francés, italiano, británico
Restaurantes notables: muchos restaurantes notables de todo el mundo
Libros de cocina: 21 títulos incluidos Gordon Ramsay & # 8217s Pasión por el sabor (1996), Gordon Ramsay & # 8217s Pasión por los mariscos (1999), Gordon Ramsay Un chef para todas las estaciones (2000), Gordon Ramsay & # 8217s Ultimate Cookery Course (2012)

Le resultará difícil encontrar a alguien que no esté familiarizado con Gordon Ramsay. Ha convertido su pasión por la comida en una carrera lucrativa no solo en la industria de servicios de alimentos sino también en la industria del entretenimiento. Gordon incluso ha hecho un cameo en Los Simpsons, jugando con su legendario temperamento y su afición por los apodos, llamando a Marge & # 8216Big Blue & # 8217. Programas de televisión de Gordon & # 8217s, Hell & # 8217s Cocina, Pesadillas en la cocina, Maestro de cocina, Hotel infierno y muchos otros en el Reino Unido lo han impulsado a un nivel de estrellato que rara vez disfrutan los chefs. Sin embargo, no ha estado sin su precio, ya que Gordon ha sido la estrella de muchos, muchos escándalos a lo largo de los años. Sin embargo, no parece disuadirlo, ya que el ardiente chef regresa una y otra vez. Si bien su personaje tiende a llamar más la atención que sus habilidades culinarias, definitivamente no se queda atrás en la cocina. Su programa de cocina, Gordon Ramsay & # 8217s Ultimate Cookery Course, definitivamente me convirtió en un mejor chef. Sus instrucciones eran claras, sus recetas deliciosas y sus & # 8216 consejos y trucos & # 8217 absolutamente vitales. El hombre puede ser un idiota del más alto nivel, pero su corazón suele estar (¿a menudo? ¿A veces?) En el lugar correcto y, si prestas atención, es posible que aprendas una o dos cosas para convertirte en un mejor cocinero.

fuente de la imagen: themortonreport.com

03: Emeril Lagasse

Nació: Emeril John Lagasse el 15 de octubre de 1959 en Fall River, Massachusettes
Estilo: Cajún, portugués, criollo, francés
Restaurantes notables: Emeril & # 8217s en Nueva Orleans, Luisiana y varios más en los Estados Unidos
Libros de cocina: 12 títulos incluidos Emeril & # 8217s New Orleans Cooking (1993), Luisiana Real y Rústica (1996), De la granja a la mesa: cocina local, cocina fresca (2010)

¡Bam! Lo sé, exagerado ahora, pero no puedes & # 8217t escribir sobre Emeril sin tener un & # 8216Bam! & # 8217 allí al menos una vez. Cuando era muy joven, Emeril Lagasse me fascinó absolutamente. Nunca había considerado la cocina como una carrera que pudiera hacer famoso a alguien, pero Emeril apareció y todo eso cambió. Por supuesto, hubo muchos chefs famosos antes que él (Julia Childs, Wolfgang Puck, por nombrar solo dos), pero para mí, Emeril fue realmente el primer chef famoso con el que estaba familiarizado. Hizo que la cocina pareciera emocionante y divertida y, si bien pasarían algunos años antes de que yo realmente me interesara en el oficio, sin duda fue Emeril quien plantó la semilla en mi mente.

fuente de la imagen: laimyours.com

02: Bobby Flay

Nació: Robert William Flay el 10 de diciembre de 1964 en la ciudad de Nueva York, Nueva York
Estilo: Mexicano, suroeste
Restaurantes notables: Mesa Grill, Bar estadounidense, Bobby Flay Steak, Bobby & # 8217s Burger Palace
Libros de cocina: Varios títulos incluidos Bobby Flay & # 8217s Atrevida comida estadounidense (1994), Bobby Flay & # 8217s Boy Meets Grill (2004), Bobby Flay & # 8217s ¡Grill It! (2008)

No voy a mentir. No soy el mayor fan de Bobby Flay, pero me encantan sus recetas. La mayoría de ellos son lo suficientemente simples como para que incluso los cocineros novatos puedan hacerlos, pero lo suficientemente deliciosos como para complacer incluso a los comensales más exigentes. No estoy seguro de qué es lo que no me gusta de él, pero supongo que es sólo una cuestión de preferencia personal. Ciertamente sabe lo que está haciendo y sabe cómo hacer que su audiencia se entusiasme con la cocina y no puedo odiarlo por eso.

01: Anthony Bourdain

Nació: Anthony Michael Bourdain el 25 de junio de 1956 en la ciudad de Nueva York, Nueva York
Estilo: francés
Libros de cocina: varios títulos que incluyen Kitchen Confidential: Aventuras en los bajos fondos culinarios (2000), A Cook & # 8217s Tour: En busca de la comida perfecta (2001), Sin reservas: la vuelta al mundo con el estómago vacío (2007)

Soy un gran fan de Anthony Bourdain, pero reconozco que su inclusión en esta lista puede ser algo controvertida entre algunos lectores. Algunos sienten que Anthony no es realmente un chef. El propio Anthony no está impresionado de que se le considere un chef famoso, ya que a menudo habla sobre el hecho de que no está emocionado con la idea de & # 8216 chefs famosos & # 8217 en primer lugar. En cuanto al primer punto, digo que Bourdain es definitivamente un chef. En cuanto al segundo punto, diría que es una gran parte de la razón por la que se ha convertido en una figura tan intrigante en la industria. Es franco y honesto. No está interesado en todo lo que conlleva ser un chef famoso, a pesar de que ofreció su voz para un episodio de Los Simpsons. La verdad del asunto es que Anthony no es como la mayoría de los otros chefs de esta lista y eso es infinitamente atractivo. Tuve que incluirlo por ese motivo. Aparte de eso, este es un hombre que es verdaderamente un apasionado de la comida y que merece celebración, incluso si no siente que merece ser famoso.


William Bradley

El chef William Bradley es uno de los chefs más condecorados de San Diego. Quizás lo más impresionante es el hecho de que Bradley, originario de California, forma parte del selecto grupo de chefs que ostentan el título de Relais & amp Châteaux Grand Chef. Si eso no es suficiente, Bradley también es el ganador de 2014 de Informe Robb 's Concurso de Maestros Culinarios.

A Restaurante Addison, ubicado al norte de la ciudad cerca de Del Mar, el chef Bradley comparte su enfoque artesanal de la comida. Cada comida es una amalgama de ingredientes locales, salpicados de influencias francesas contemporáneas. A los comensales les encanta el menú de degustación de diez platos. Mientras esté allí, no deje de acompañar su comida con una copa (o botella) de vino de la extensa lista del restaurante.

"He cenado en todo el mundo, en los mejores restaurantes, y esta es mi comida favorita hasta ahora", exclamó feliz un comensal. “Disfrutamos inmensamente del menú de degustación de diez platos. La selección de vinos es literalmente tremenda. El ambiente de Addison es impresionante, la comida es extremadamente creativa y deliciosa, pero lo que hace que este establecimiento realmente brille es el personal ".


Platos de autor de los mejores chefs - Estados Unidos

Squid Ink Risotto Helene Darrzone ha sido aclamada como la mejor cocinera del mundo. Es una inspiradora chef de cuarta generación que cocina comida basada en ingredientes con alma francesa. Pomme Puree Joel Robuchon ganó sus estrellas Michelin con su famoso puré de pommes (puré de patatas). Ahora se sirve en todos sus restaurantes. Robuchon fue la primera superestrella culinaria de la era post-nouvelle cuisine. Salmón con Salsa de Acedera ¿Quién pensaría que un plato tan sencillo de preparar se convertiría en una estrella? Troisgros asombró al mundo culinario cuando sirvió por primera vez este salmón poco cocido.

Cocina en cuarentena: los chefs de MICHELIN comparten recetas en las redes sociales

Los mejores chefs de todo el mundo como Eric Ripert, Massimo Bottura y Guy Martin recurren a las redes sociales durante el tiempo de inactividad de su restaurante para compartir recetas y videos de sus propias cocinas.

Mientras millones de personas en todo el mundo hacen su parte para luchar contra la pandemia de Covid-19 al quedarse en casa y practicar el distanciamiento social para frenar la propagación de la enfermedad, más personas recogen sus sartenes y cocinan en casa antes de compartir sus creaciones en línea. Los chefs profesionales también están a la altura de las circunstancias y hacen lo que mejor saben: cocinar en la época del coronavirus. Los mejores restaurantes con estrellas MICHELIN de todo el mundo, como Eric Ripert, Massimo Bottura y Guy Martin, utilizan las redes sociales durante el tiempo de inactividad de su restaurante para compartir recetas y videos de sus propias cocinas.

Ya sea que sea un principiante que recién comienza o busque subir de nivel detrás de la estufa, disfrute de una cocina casera para sentirse bien y encuentre algo de inspiración culinaria aquí.

#MICHELINGUIDEATHOME
Tanto los chefs como los inspectores de MICHELIN han contribuido con sus recetas favoritas de cocina casera en la guía oficial MICHELIN de Instagram bajo el hashtag #michelinguideathome. Encontrará recetas sencillas en pasos fáciles de seguir, como los espaguetis de guisantes verdes con jamón ibérico de Stephanie Le Quellec (La Scene, dos estrellas), la salsa marinara de Gordon Ramsay (restaurante Gordon Ramsay, tres estrellas) y los cítricos de un inspector anónimo Mermelada, completa con lindas ilustraciones y conversiones métricas útiles.


¿Francis Mallmann es el chef más interesante del mundo?

Sí, es un chef famoso, pero no para ninguno de sus nueve restaurantes en todo el mundo. Francis Mallmann es famoso por ser Francis Mallmann, un hombre honesto, elusivo y complejo que hace lo suyo y hace lo suyo en la cocina y en la vida. Y en ninguna parte su estilo primitivo de hospitalidad brilla más que en su isla privada en el corazón de la Patagonia.

No es fácil llegar a la isla. Desde Miami vuela a Buenos Aires. En Buenos Aires esperas media noche, cambias de aeropuerto y tomas un vuelo de las 4:00 a.m. a Comodoro Rivadavia, una ciudad cuyo nombre melifluo te hace pensar que estás a punto de aterrizar en algún balneario de la Patagonia. En cambio, llegas a un lugar rodeado de campos petrolíferos y montones de escoria y, bajo la bruma de un lento amanecer, el paisaje es un estudio postapocalíptico en gris y beige.

Desde allí, un conductor lo lleva al oeste, a través de la extensión de la provincia argentina de Chubut. El viaje dura unas cinco horas. Lo que ves desde el camión es desolador. Quieres enviar una imagen por mensaje de texto a un amigo, pero tu teléfono dejó de recibir señal. Cuando sales de la camioneta para dar un giro, el viento que azota a tu alrededor es lo suficientemente fuerte como para sentirte como un empujón. De vez en cuando, mientras cabalgas en trance, ves una manada de caballos salvajes que emergen de las colinas y miran el camino como centinelas.

Te estás adentrando más en la naturaleza y más lejos de todo lo que conoces. Te diriges hacia los Andes. "El lago está más allá de las montañas", dice el conductor en español. El viento golpea el camión con tanta fuerza que hace que el chasis emita un silbido fantasmal. Finalmente llegas a un muelle. Sus listones de madera están resbaladizos por el hielo, por lo que debes ponerte las botas con cuidado. Te envuelves en capas de ropa y mdashhat, guantes, bufanda, parka. Es junio aquí en la Patagonia, lo que significa que el invierno se está acercando, pero no entiendes realmente el frío que hace hasta que te subes a la balsa de goma y el motor ruge y comienzas a atravesar los gélidos casquetes de un lago llamado La Plata. La balsa sube y baja sobre el agua. Durante unos noventa minutos, el rocío frío golpea tu cara y el asiento de tus jeans se moja. Te agarras fuerte a todo lo que parezca seguro. Las montañas se elevan por todas partes. Parece haber signos mínimos de ocupación humana. Cuando la balsa comienza a reducir la velocidad y se curva hacia la izquierda, usted ha estado viajando durante unas veinticinco horas seguidas.

Vienes a la isla y Francis Mallmann está ahí para recibirte en la puerta de su casa. "Así que aquí estamos", dice. & ldquo¿Una copa de vino? & rdquo

Es apropiado que tengas que aventurarte tanto fuera de la red para llegar a Francis Mallmann. Es un hombre cuyo enfoque de la cocina y la vida se siente como un homenaje a un tiempo y un lugar olvidados. Si bien muchos de los chefs más influyentes de todo el mundo se han involucrado en una competencia cada vez mayor para ser elegidos como líderes creativos y con visión de futuro en la gastronomía, Mallmann se ha desviado en la dirección opuesta, abandonando las trampas de la alta cocina y centrándose en su lugar en un estilo primordial. de hospitalidad cuyo núcleo se reduce a palabras de una sílaba: humo, fuego, aire, piedra, sal, lluvia, carne, vino. Dirige nueve restaurantes en todo el mundo, principalmente en América del Sur y también en Francia y Miami Beach, pero a diferencia de Massimo Bottura, Daniel Humm o Ren & eacute Redzepi, Mallmann no está asociado con el menú visionario de un establecimiento en particular. Es conocido por ser Francis Mallmann, el dandy patagónico que puede preparar una comida real en un claro del bosque, usando poco más que unos pocos palos atados y una llama ardiente rodeada de piedras. Puede ir a los restaurantes y obtener una interpretación estandarizada del mallmannismo, claro, pero no hay forma de evitar la molesta sensación de que si desea experimentar la esencia de su cocina o estudiar el fuego en su codo, como lo han hecho innumerables chefs, debe hacerlo. ven a la isla.

Como mucha gente, desarrollé un interés más profundo en Mallmann & mdashokay, tal vez un poco obsesivo & mdasha después de ver el Mesa Chef & rsquos episodio sobre él en Netflix en 2015. Envuelto en humo de leña y caminando por su refugio patagónico como un rey depuesto, Mallmann, que cumple sesenta y dos años en enero, apareció como el protagonista de una vida robusta, honesta y sumamente complicada. Él, como Gregg Allman y Bob Marley, había engendrado una multitud de descendientes de una variedad de relaciones diferentes y seis hijos, cuatro madres. La niña retozando en escenas de Mesa Chef & rsquos resultó no ser su nieta sino su hija Heloisa, cuya madre es Vanina Chimeno, una chef de unos treinta años que había comenzado a trabajar en una de las cocinas de Mallmann & rsquos cuando tenía diecinueve años. (Chimeno y Mallmann se casaron en 2016). A lo largo del episodio, Mallmann no expresó ninguna pretensión de monogamia. Había habido enredos románticos en su pasado y no tenía intención de involucrarlos. Él y Chimeno todavía viven separados y ambos son libres de extraviarse como deseen.

Él es, podría decirse, su propia isla extraña. Incluso antes del Mesa Chef & rsquos En su debut, la influencia de Mallmann & rsquos había ido creciendo casi en proporción directa a su deseo de distanciarse de la capa superior culinaria y hacer lo suyo. Cuando entras en un restaurante americano en estos días y ves llamas parpadeando teatralmente, es una buena suposición que el chef pueda citar sus libros más recientes. Siete fuegos y Mallmann en llamas, como inspiración. The Dabney en Washington, D.C. Martina en Minneapolis Roister en Chicago the Charter Oak en Napa Valley Mett & # 257 en Brooklyn Hartwood en Tulum, México Mallmann & rsquos poseen Los Fuegos en el hotel Faena en Miami Beach & mdashthe incendios arden por todas partes. Pero el propio Mallmann es esquivo, rara vez participa en los festivales a los que acuden los chefs durante todo el año. Tiene varias casas en Sudamérica, pero se siente más cómodo aquí en una isla en un lago, bajo las copas nevadas de los Andes, en un lugar tan lejano que no hay forma de llamar a nadie, aparte de un teléfono satelital que Mallmann tiene a mano para emergencias raras.

Adelante, verifique que su computadora de mano y mdashit se hayan estabilizado. Vas a tener que reajustarte a los ritmos de la conversación humana y al impacto de mirar hacia el cielo nocturno a una densa salpicadura de estrellas. Sin embargo, no estás desterrado de los placeres de la civilización. Aquí, en su recinto de escape, Mallmann y su hermano Carlos y mdash deberían querer visitar a Chez Carlos, usted y rsquoll tienen que subir una colina aún más adentro del bosque y mdash han depositado en un arsenal de artículos de lujo. "Tenemos grandes suministros de todo", dice Mallmann. "Es bastante civilizado estar aquí". Si los monjes irlandeses medievales se hubieran dedicado a la tarea de preservar lo mejor de lo que la civilización occidental nos ha dado últimamente, su claustro podría parecerse mucho a esto.

Hay una gran cantidad de queso y vino, pero también hay estantes llenos de películas en DVD, muchas de las cuales aprovechan la mitología polimorfa que a Mallmann le gusta deleitarse: 81 & # 87252, Como agua para chocolate, Terciopelo azul, Gainsbourg: Una vida heroica. April Bloomfield, la chef británica con restaurantes en Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, se quedó una vez en la isla durante diez días. "Cuando April estuvo aquí, hicimos un curso extenso de cine y todas las noches hicimos dos películas", dice Mallmann. Al poco tiempo, ella también había caído bajo el hechizo de Mallmann & rsquos Prospero. "Él es tan romántico, ¿no es así?", dice ella. & ldquo Le encanta recitar poesía. Le encanta pintar. Es muy posible que sea el hombre más interesante del mundo. & Rdquo En su granja en Uruguay, tiene alrededor de cuatro mil libros de poesía, pero aquí también hay una gran selección, así como una biblioteca de libros de comida, incluidos los hitos de Bloomfield. y Gabrielle Hamilton, MFK Fisher y Diane Ackerman. Mallmann cree que las cocineras tienen un mejor manejo que los hombres cuando se trata de cocinar. & ldquoEllos & rsquoren los mejores, & rdquo, dice. & ldquoCuando ellos y rsquoren bien, ellos y rsquore mucho mejor que nosotros. Ellos son más fuertes que nosotros. Toman mejores decisiones. & Rdquo

Sin teléfono para perder el tiempo, Mallmann tiene muchas horas en la isla para ver películas, leer libros, pintar y tocar la guitarra en la esquina. Él & rsquos espera una semana de eso. Le gusta deleitarse con la sobreabundancia de todo. Ropa esparcida por todas partes, botellas de vino vacías, ceniceros desbordados y mdashth, para Mallmann, es el ambiente doméstico ideal. "Lo que pasa con una casa hermosa es desordenarla todos los días", dice. & ldquoMe despierto por la mañana y veo el desorden y me encanta. Esa y rsquos es la forma en que me gusta vivir. & Rdquo

Pero primero, almuerzo. Como verá, las comidas en esta isla de hombres inadaptados del Renacimiento parecen servirse con la suposición de que acaba de regresar de una caminata a través de la frontera con Chile, o una expedición de pesca en el lago, o un viaje de veinticinco horas. de un continente a otro. "Yo como un bistec todos los días", dice Mallmann. & ldquoA veces dos veces al día. Me encanta el bistec. & Rdquo El almuerzo de hoy es una milanesa de bistec, un alimento básico de América del Sur, aunque en lugar de hacerlo como esperas, con el filete de ternera cortado en rodajas finas y machacado aún más fino, Mallmann presenta una milanesa alta y redonda en la que cada pieza de la carne tiene la circunferencia de un par de discos de hockey apilados uno encima del otro. Fríe los bistecs con una costra de pan rallado y queso cheddar. ¿Qué tan buena es la milanesa? Inhalas dos de los filetes y consideras seriamente comer un tercero.

Come todo lo que quieras. Nadie aquí te va a juzgar por disfrutar de un bistec. Nadie sabe ni siquiera dónde estás. Francis y Carlos Mallmann llaman a la casa de la isla La Soplada, que se puede traducir como & ldquothe asombrado. & Rdquo

La vida de Mallmann & rsquos ha estado marcada por una buena parte de volar y mdash y mdash lo que se ha construido. His father, a prominent physicist, raised the family in Patagonia, and Mallmann speaks of his childhood with a reverence that slips into unbridled romanticism. He used to hitchhike home from school and would chew on bark and grass that he found in ditches. &ldquoThere were lots of lemony tastes,&rdquo he says. &ldquoMy parents were always angry at me because my mouth was green.&rdquo In the mornings as a boy, he had the same breakfast that he has now: toast, butter, jam, cheese. He remembers the way his father would join him for breakfast before drifting away to his office to listen to West Side Story and work on equations.

Mallmann was restless from the start. School bored him. He would bring a pillow to class, place it down on his desk, and sleep. He slunk around in pink pants and high-heeled boots (&ldquoMy father thought I was gay&rdquo) and became enraptured by music&mdashNeil Young, Joni Mitchell, Bob Dylan, the denim-troubadour balladry of the American sixties. He moved out of the family home at the age of thirteen, already possessed of a desire for freedom that would cancel out any of the other pressures tugging at him, and at sixteen he emancipated himself from his parents and transplanted to San Francisco. He bought a vintage MG for $723 and cruised around the California coast, soaking up music and working as a carpenter. &ldquoIn those days I was a beach bum, sort of,&rdquo he says. &ldquoI never did drugs&mdashI don&rsquot know why. I feel that I&rsquom drugged all day long, so what else do we need? I&rsquom in love with so many things that inspire me so much.&rdquo

At first he had no intention of becoming a chef, but he drifted back to Argentina to open a restaurant with a friend, and circumstances eventually led him to Paris, where he became as smitten with French culture as he had been with the music of the Pacific Coast. &ldquoThe way the French people live,&rdquo he says. &ldquoAnd love. The ladies are so unfaithful. I love that.&rdquo He was twenty. The year was 1976. During the next couple decades, he would pay his dues in some of the top kitchens of France, learning alongside chefs such as Roger Vergé, Raymond Oliver, and Alain Senderens, and gradually advancing toward a level of success that would enable him to . . . blow it all up. &ldquoThe International Academy of Gastronomy&mdashthe most prestigious culinary organization in the world&mdashhad invited me to prepare a meal for them,&rdquo he writes in the introduction to Seven Fires. &ldquoI was in great company&mdashsuch European superstars as Alain Ducasse, Ferran Adrià, and Frédy Girardet had received the same invitation, and I would be the first New World chef.&rdquo But Mallmann was seized by an imp of the perverse. Instead of dutifully serving up a delicate ode to Gallic glory, he dispatched an associate to Peru and asked him to secure a thousand pounds of potatoes. The potatoes traveled from South America to Frankfurt, Germany, where the gods of gastronomy were to assemble. Mallmann, in a tribute to the continent of his birth, served the audience nine courses of potatoes. The response to the tuber-centric repast was unexpectedly positive. According to Mallmann&rsquos account in Seven Fires, an Italian leader of the academy, who had gone into the dinner with &ldquonightmares of indigestion&rdquo imagining &ldquomany potatoes soaked in oil,&rdquo proclaimed that &ldquowhat I have eaten today, I truly believe, was food made by the angels.&rdquo That reaction helped give Mallmann the confidence to move into more primordial modes of cooking. &ldquoFor inspiration, I turned to the methods of the frontier, of the gauchos and, before them, of the Indians,&rdquo he has written. To this day, he considers himself a humble student of the indigenous people of Patagonia, many of whom were systematically wiped out by outside invaders.

&ldquoA feeling of resolve came over me,&rdquo he writes. &ldquoI was through with the fancy sauces and the elaborately arranged ingredients piled high on the plate like one of Marie Antoinette&rsquos coiffures. I wanted to create a cuisine based on my Andean heritage.&rdquo

He had grown up around fire. In the Michelin-starred kitchens of France, he missed the fragrance of smoke and the bitter funk of a good char. &ldquoI was forty and I had been doing French food for twenty years,&rdquo he says. &ldquoI realized that I didn&rsquot have a voice of my own, and I was losing interest. One day I realized that all those fires from my childhood were very deep inside of me.&rdquo

Pretty soon the fires seemed embedded in him&mdashfor real. He would board planes and passengers would ask to change seats, so pungent was his cologne of burning wood. In South America, he built up a reputation as a shaman of smoke. &ldquoThey were all laughing at me when I started,&rdquo he says. &ldquoI just went against the current.&rdquo He became a TV star in South America&mdashfamous for his combat-savoring talk-show appearances and a newspaper column that often drifted into erotica&mdashand his empire of restaurants grew. But the beggar&rsquos banquet of potatoes was only the start of his mischievous contrarianism. He became an outspoken critic of movements like molecular gastronomy&mdash&ldquoI don&rsquot give a shit about who gets mad,&rdquo he says&mdashand a refusenik on the topic of marathon tasting menus, meals in which conversation must cease with the breathless arrival of each new dish. &ldquoThe only reason to eat and drink is to have better conversation,&rdquo he says. Even though 1884, one of his restaurants in Mendoza, Argentina, has made appearances on an influential annual list of the fifty best restaurants in the world, Mallmann resigned in 2013 from the organization that chooses the list. He had grown opposed to the whole enterprise.

He does not deny that his romantic fires have, along the way, left behind a trail of ash. &ldquoWhen you live as I did, you leave some harm on the way,&rdquo he says. &ldquoIt&rsquos not only roses. It&rsquos a bit selfish, in a way. But for me there&rsquos no way out.&rdquo In the United States these days, sexual harassment and abuse are being exposed as a plague on the restaurant industry in the wake of allegations that brought down the New Orleans&ndashbased celebrity chef John Besh (and later chef Mario Batali, as well as Bloomfield's business partner, Ken Friedman), critics are excoriating toxic manifestations of masculinity in the kitchen. No such controversy has surfaced regarding Mallmann. His reputation as a hopelessly romantic ladies&rsquo man, though, is no secret&mdashin fact, he&rsquos happy to tell you all about it. At a certain point in his life, he stopped even trying to hide his infidelities, and he told Chimeno as much when they fell in love.

&ldquoThe first time we slept together, I said, &lsquoI&rsquom fifty. I&rsquove been unfaithful all my life. I&rsquove lied all my life. I don&rsquot want to lie anymore,&rsquo &rdquo he says. &ldquoI love women and I love to have them around.&rdquo

Every year, usually at Easter, Mallmann tries to bring all six of his children together on the island. With his scorched-earth approach to life, how has he kept from scarring them? &ldquoYou do,&rdquo he says. &ldquoYou scar them. They&rsquore scarred.&rdquo One of his sons, Andino, who is entering his teenage years, recently asked him, &ldquoWhy don&rsquot we have a normal family, Dad?&rdquo He told Andino, &ldquoI have led a special life. I have fallen in love many times.&rdquo &ldquoMy path of freedom has not made everybody happy,&rdquo Mallmann admits. &ldquoThere&rsquos a price you pay. But I&rsquove been truthful with my children about all of it.&rdquo He has watched friendships wither along the way. &ldquoI see friends caught in these webs of duty and they can&rsquot get out of them and I can&rsquot see them anymore&mdashI can&rsquot respect them,&rdquo he says. &ldquoThey&rsquore frightened. &lsquoWhat will happen to me?&rsquo Fucking sell the house. Move to a hole and be happy.&rdquo Mallmann has seen so many things go soplada in his own life that he appears to have shed the normal anxieties about radical change.

&ldquoI&rsquom not afraid of anything,&rdquo he says. &ldquoIf I have to start again, I can start anywhere&mdashcleaning bathrooms. The worst enemies of man? Fear. And routine. They paralyze us. They&rsquore the worst enemies we have.&rdquo

&ldquoLet me go see how the beast is doing,&rdquo Mallmann says.

You could talk about the ups and downs of his messy life for hours, but if you really want to be blown away, there comes a moment on the island when you need to watch the man cook. You need to watch him cook the beast. And so after a deep, phoneless sleep, you awake and squeeze into your snow boots and enter the forest, where lichen seems to shine on the trunks of the trees like candlelit Chartreuse. You amble your way over to an open-air shed made of logs. Mallmann is there, wearing a beret, an ascot, a pink oxford shirt, eyeglasses with red frames, and a gold corduroy blazer with an orange pocket square. In this dandyish attire, he and two assistants are tying the carcass of a capon lamb to a wooden cross. &ldquoIt&rsquos a bit lean, because it&rsquos winter, but it will be delicious,&rdquo he says. &ldquoIt cooks all the way through on the side of the bone. Very slowly&mdashthat&rsquos the beauty of it.&rdquo He explains that the lambs live by the sea and eat salicornia, the &ldquosea beans&rdquo that grow on the beach. Nearly everything that he and his team eat on the island&mdashlike every single nail and beam and pot and pan in the house&mdashhas made the trek, by truck and by boat, over the land and the lake.

Ash and sparks swirl through the air. The lamb is tied to the crossed sticks a couple feet away from the fire, leaning over it, but not right on top of it, so that it can yield to a patient transformation. Every now and then, impulsively, Mallmann wipes the flesh with a brush made of rosemary leaves, soaked in a brine.

&ldquoWhat time is it?&rdquo Mallmann asks. &ldquoIs it time to have a glass of wine?&rdquo He&rsquos told that it&rsquos 11:00 a.m. &ldquoPerfect,&rdquo he says. Bottles are uncorked. Glasses of water appear, too. &ldquoYou&rsquore drinking the lake,&rdquo he says. There is a long wooden table in the center of the shed. &ldquoI did my wedding lunch here,&rdquo Mallmann says. That was in 2016. &ldquoI was here for the anniversary,&rdquo he goes on. &ldquoWith a lover.&rdquo He winces. As the fire progresses, ash builds up on the surface like an off-white tablecloth, but then the winter wind blows it away. Mist floats around the mountaintops and rain patters on the lake. It becomes clear that this is what we&rsquoll be doing all day.

Here with the cinders crackling and the fat dripping down like candle wax and the splayed ribs of the lamb starting to look like a glistening harp, it&rsquos easy to regress to the mind-set of a twelve-year-old boy. You eat with your hands. You toss sticks into the fire. Somewhere far away, Mallmann&rsquos restaurants are clicking along, their harried general managers unable to contact him. What if a problem arises? &ldquoThere are never problems,&rdquo he says. &ldquoI tell my managers, &lsquoI don&rsquot know what you&rsquore doing, but Don&rsquot. Siempre. Call. Me. With. A. Problem. Fix them.&rsquo And it works!&rdquo He spends a great deal of time on jets, flying from one location to another and charging top dollar for private fat-and-ashes asados that he throws for celebrities like Bono. He had been planning to travel to France in three days to visit the restaurant in Provence, but he would miss his daughter Heloisa too much, so he has changed the schedule, in his mind, without making anyone aware of that. &ldquoI never make plans,&rdquo he says. &ldquoYou can&rsquot make plans. Or you make plans just to break them. I just changed my plans an hour ago.&rdquo

His plan, for now, is to be present at this table. This is where his theory of cooking comes into full focus. Mostly he sits around waiting he does a lot of the work with his ears, his eyes, his nose, and his fingertips. &ldquoCooking is about patience,&rdquo he says. &ldquoIt&rsquos about capturing the right moment for everything. The most beautiful thing about cooking is the silent language. You can&rsquot write about it. I can&rsquot teach it. That&rsquos why there are so many cookbooks but not much success out of cookbooks.&rdquo

Here on the island, as fog rolls in over the lake and slowly burns off, Mallmann rises from a bench now and then to join his fire crew around the pit and prepare a dish. He grates potatoes and layers the shreds right onto a cast-iron plancha to make Patagonian hash browns. He gets up from the table at one point, touches his fingertips to the cavity of the lamb to see how it&rsquos coming along, and slides a knife in to snip out the kidneys, which are served salted and swaddled in fat on the tabletop. &ldquoI like brutal things,&rdquo he says. &ldquoI like brutal food.&rdquo Even dessert is brutal&mdashhe swirls batter around the plancha to form a crepe, fills it with gooey dulce de leche, folds it up, sprinkles sugar on the surface, and then cauterizes the sugar into a crust with the tip of a poker that has been heated up in the red coals.

The pièce de résistance, though, comes midway through the meal: Mallmann sears tomatoes on the hot metal and throws puffy bread directly into the coals so that it blackens. &ldquoQuite radical,&rdquo he says. &ldquoI mean, we&rsquore fucking burning it.&rdquo When the bread is sufficiently scorched, he platters it on the table, crowns it with the hot tomatoes, floods it with salt and olive oil and chimichurri sauce, and chops it all up into bite-sized chunks with a tool that looks like a drywall scraper.

&ldquoHelp yourself,&rdquo he says. We fall silent around the table as we pick up the soaked, charred bread with our fingers. It is brutally delicious.

&ldquoThis is very important,&rdquo he says. &ldquoThis mess. Look at this&mdashit&rsquos such a beautiful scene, no?&rdquo


Ver el vídeo: MISS CUCU Restaurantes favoritos en LOS ANGELES (Febrero 2023).